Índice de contenidos

Infiltraciones fascitis plantar, ¿sí o no?

Muchos profesionales descartan las infiltraciones debido al mal uso que, a lo largo de los años, se le ha dado a los corticoides. Sin embargo, hoy ya no solo se utilizan estos, hay otros fármacos que también tienen buenos resultados en la fascitis plantar, como el colágeno, el plasma, o incluso células madre.

Infiltraciones fascitis plantar con corticoides

Son las más conocidas y utilizadas, pero también las que más problemas y consecuencias pueden traer (y no positivas). El motivo es que los corticoides, si bien pueden paliar el dolor de la fascitis, también deterioran con el tiempo el tejido y puede romperse. Y eso sin hablar de que el líquido puede atrofiarse en la zona. A la larga, son contraproducentes. Además, el alivio conforme se van utilizando estas infiltraciones disminuye, llegando a sentir solo una semana o dos de descanso antes de volver a empezar. 

Infiltraciones fascitis plantar con colágeno

Todavía no son muchos los médicos que lo utilicen, pero hay que reconocer que los resultados son mucho más positivos que con otros medicamentos. El colágeno ayuda a que se regenere de manera natural la zona de la fascia, con lo cual no se introduce nada «agresivo». De hecho, es algo que se utiliza en otros lugares del cuerpo, como es en las manos o en el tendón de Aquiles.

Infiltraciones con plasma

Este tipo de infiltración es un poco más elaborada ya que se utiliza la propia sangre del paciente. Las plaquetas de la sangre se mezclan con el plasma (compuesto por cloruro cálcico) hasta obtener una mezcla única para esa persona. Esto ayuda a que el líquido que se infiltra repare la zona de la fascia y consiga curarla fácilmente. Además, es una de las que más tiempo de recuperación consigue ya que se hace personalizada al cuerpo de ese paciente. Si bien estos últimos tratamientos son eficaces, siempre se procura remediar el problema de la fascitis plantar de una manera menos invasiva. Se permite así no utilizar los “últimos recursos” hasta que son realmente necesarios para que el cuerpo no se acostumbre a ellos.

Infiltraciones como tratamiento para la fascitis plantar

¿Te ha ocurrido alguna vez que te has levantado, y al poner el pie en el suelo para sostener tu cuerpo has notado como si algo se te clavara en el talón? ¿Algo que te duele y te impide andar? Pues, aunque no lo creas, es una dolencia más común de lo que crees, y no solo de personas mayores, sino también de jóvenes. Se trata de las fascitis plantar. Y uno de los tratamientos, las infiltraciones de la fascitis plantar están teniendo éxito. Pero antes de hablarte de ellas, queremos explicarte brevemente qué es lo que te ocurre.

¿Qué es la fascitis plantar?

La fascitis plantar se caracteriza por ser una inflamación de la zona plantar de los pies, justo debajo de los huesos, y delimita desde el talón a los dedos de los pies. Esa zona nos sirve como «amortiguador» del peso de nuestro cuerpo. Sin embargo, con el paso del tiempo, esta se va deteriorando. Ahora bien, no solo influye el tiempo, también la calidad de vida, el sedentarismo (y con ello el exceso de peso), el ejercicio que se practique, e incluso el tipo de calzado que se usa. De ahí que hablamos de una dolencia que puede aparecer en los deportistas, pero también en personas a partir de los 40 años, realicen o no ejercicio físico. Este problema hace que andar se convierta en un suplicio, donde el dolor agudo en la zona te impide apoyar el pie en el suelo, mantenerte de pie demasiado tiempo andando, o incluso, en casos más severos, estar de pie apoyando parte del peso en ese pie. Afortunadamente, hay algunos tratamientos (no solo las infiltraciones de fascitis plantar) para luchar contra ella.

Tratamientos de la fascitis plantar

Podríamos decir que las infiltraciones de fascitis plantar son uno de los últimos recursos que los expertos en el tema llevan a cabo ya que se pueden probar otras soluciones. Entre ellas, podemos citarte las siguientes:

Ejercicios para mejorar la pisada

En ocasiones, el problema de la fascitis plantar se soluciona tan fácil como aprendiendo a andar bien. Sí, no es broma. Muchas personas, a lo largo de su vida, desarrollan una forma de andar que afecta negativamente a la salud de sus pies. Eliminando el problema y ayudando a esa persona a caminar de manera correcta, en ocasiones mediante plantillas para la fascitis plantar, o férulas que impidan los malos hábitos, puede aliviarse el problema.

Fármacos contra el dolor

Otra opción, que se suele llevar a cabo en combinación con la primera, es la medicación antiinflamatoria para ayudar a que la fascitis plantar disminuya. Conforme se va notando alivio, la medicación se va dejando. 

Calzado adecuado

Las zapatillas, los zapatos, hasta las chanclas pueden influir en que el pie se sienta cómodo y no desarrolle la temida fascitis plantar. Por eso, siempre se recomienda que el tipo de calzado que se utilice sea el adecuado, que se sienta cómodo desde el primer momento (nada de “ya dará de sí”, “ya te acostumbrarás”).

Los mejores productos para la

Te puede interesar...